Eficiencia hoy. Energía para mañana.

El uso inteligente de la energía asegura los recursos necesarios para una vida confortable y, al mismo tiempo, reduce el impacto ambiental.


Desde los sectores productivos hasta los hogares más humildes, todos se benefician haciendo un uso racional de la energía eléctrica. Por otra parte, los principios de seguridad en las instalaciones eléctricas contribuyen a mantener instalaciones eficientes y, al mismo tiempo, evitan que la electricidad se transforme en un elemento de riesgo.


El consumo selectivo y responsable de la energía permite importantes reducciones en las facturas del servicio, además de proteger el equipamiento industrial y del hogar y asegurar la calidad de vida de quienes la necesitan.
Pero no se trata sólo de un beneficio individual. El menor consumo eléctrico contribuye a disminuir la generación térmica, cuyas características técnicas provocan importantes emisiones de dióxido de carbono, responsable de provocar el llamado “efecto invernadero”.


Por todo esto, en EPEC apoyamos la difusión de ideas y principios eficientes, convencidos de que éste es el camino para asegurar un mundo pleno de recursos a las generaciones futuras.